Diabetes insípida

¿Qué es la diabetes insípida?

La diabetes insípida es una enfermedad poco frecuente que afecta al mecanismo que equilibra la cantidad de líquido que tenemos en nuestro cuerpo. Aunque su nombre puede sugerir alguna relación con la diabetes mellitus, lo cierto es que no tienen nada que ver. La diabetes mellitus tipo 1 y 2 afecta al metabolismo de la glucosa y la insulina.

Se trata de una enfermedad causada por diversos factores que repercuten en la imposibilidad del organismo para regular el equilibrio que debe haber entre la ingesta de líquidos y su eliminación a través del sistema urinario.

Tipos de diabetes insípida

La diabetes insípida puede clasificarse en varios tipos dependiendo de su origen:

  • Diabetes insípida central. Causada por la falta o déficit de hormona antidiurética, también llamada vasopresina. Esta hormona interviene en la eliminación de líquidos, se segrega en el hipotálamo y se almacena en la hipófisis (dos regiones cerebrales). Cualquier cirugía, traumatismo, lesión o enfermedad neurológica que afecte a esta zona del cerebro y al patrón normal de producción y almacenamiento de vasopresina, puede provocar diabetes insípida.
  • Diabetes insípida nefrogénica. En este caso, el origen de la diabetes insípida se encuentra en una alteración de las estructuras renales encargadas de la liberación de líquido que hace que los riñones no respondan correctamente a la acción de la vasopresina. Esta respuesta anómala puede deberse a un defecto genético, a un efecto secundario de ciertos medicamentos o a afecciones renales crónicas.
  • Diabetes insípida gestacional. Se produce en el embarazo, pero es muy poco frecuente. Ocurre cuando una enzima producida por la placenta destruye la hormona antidiurética de la madre.
  • Polidipsia primaria. También conocida como diabetes insípida dipsogénica, suele estar originada por un daño al mecanismo de regulación de la sed en el hipotálamo. Algunas enfermedades mentales también tienen relación con este trastorno.

Síntomas de la diabetes insípida

Fundamentalmente, la diabetes insípida se manifiesta con una sensación de sed extrema, lo que se traduce en la necesidad de beber cantidades ingentes de líquido, en la producción de un gran volumen de orina muy diluida y en la necesidad de levantarse a beber y a orinar durante la noche, lo que obstaculiza el descanso.

Si la enfermedad se manifiesta en la infancia, también suelen aparecer cuadros de estreñimiento, fiebre, vómitos, pérdida de peso, retraso en el crecimiento, enuresis nocturna (mojar la cama), incontinencia y retraso en el crecimiento.

La sintomatología de la diabetes insípida puede ocasionar complicaciones como deshidratación (boca seca, fatiga, cambios en la piel…) y desequilibrios en los niveles de electrolitos (vómitos, calambres, debilidad, desorientación, pérdida de apetito…).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

X
Abrir chat